¿Sientes que Dios te esta llamando a la  vocación religiosa como monja?

                                                                                                 ¡Mira este vídeo!

¿Tienes vocación de monja? : atrévete

 

ARRIESGATE.

 

"Yo he dado mi vida por ti", te dice Jesús. Y..tú la darás por mí 
SIGUELE.

 

"No tengas miedo" te dice Jesús. 
"No tengas miedo, nos repetía Juan Pablo II 
"Jesús no quita nada lo da todo" (Benedicto XVI) 

Di SÍ a: 
Estar con Jesús 
Adorarlo. 
Glorificarlo 
Gozar con El 
Servirle 

 



¿Has pensado en ser monja contemplativa?

 

¿Tienes vocación? : pues atrévete.

 

Si te sientes interrogada o llamada por Dios a seguirle en el camino de la vida monástica... ESCRÍBENOS  ACERCATE dirige tus pasos hacia Dios  ARRIESGATE. "Yo...

 

¿TE LLAMA EL SEÑOR? :

 

Habla con nosotras  Seguro que tienes grandes pensamientos sobre tu llamada, muchas emociones., sentimientos...... muchas palabras...

 

La vocación es un privilegio

 


Acompañamiento espiritual de la vocación

 

 

Te invitamos a hacer con nosotras una experiencia de vida monástica para que averigües si tienes vocación contemplativa. Escríbenos. 



La vocación se hace religiosa cuando contempla y enamora

Cuando caminas por una ciudad desconocida te fijas en algunos detalles que pueden servirte como punto de orientación: un edificio, una torre, un anuncio publicitario...

 

Pues bien, cuando caminas por esta aldea global que es el mundo, por esta senda misteriosa que es la vida, necesitas también un punto de referencia para no perderte, para orientarte mejor.

 

Este punto de referencia se llama Jesús de Nazaret y su Evangelio de la Buena Noticia, La vocación se hace religiosa cuando contempla, se enamora, ama e imita a Jesús.

 

Nadie como Él ha sabido ofrecer un camino tan saludable, tan hermoso, tan lleno de vida y de fuerza. Entre todos los grandes hombres, buenos y sabios, que han pasado por la vereda de esta historia, Jesús de Nazaret arrasa.

 

Toda la historia está llena de su presencia y no hay camino por donde avances que no tenga un destello de Él. Se ha convertido en el punto de referencia de la humanidad.

 

Si te fijas en el, tu vocación se vuelve religiosa, puedes mirar a otro sitio si quieres, eres libre, pero no te quejes después si te pierdes. Hay algunos, más bien pocos, que quieren ir por la vida de ateos, y si se empeñan lo consiguen, pero tienen el problema de que el horizonte siempre se les acaba en algún sitio.

 

Cuando Jesucristo es tu punto de referencia nunca se acaba el horizonte.Tu vocación se siente trascendente.

 

 

Discernimiento vocacional

 

Compartimos estos retazos sobre nuestra formación, que cada uno desde su realidad también puede aprovechar:

 

“Se les asignará un anciano tal que sea apto para ganar almas y que vele solícito sobre ellos”, dice San Benito.

 

Madre Blanca recuerda que la formación de la novicia compete a toda la comunidad, sobre todo con la oración y el ejemplo. Le parece importante el vínculo estrecho que haya entre la formadora directa, la maestra, y la abadesa, ya que es ella la primera y última responsable de la formación.

 

Comenta la importancia de la personalidad de la formadora, porque se forma más por lo que se es, que por lo que se dice o hace. También es fundamental que practique mucho la paciencia, que tenga madurez para encajar las posibles dificultades y sobre todo que sea una fiel seguidora de Jesucristo.

 

La acompañada, por su parte, necesita recibir pistas para ir integrando todos los aspectos de la vida monástica. Aunque estos procesos suelen ser lentos e incluso dolorosos, es buena señal cuando se ve que la persona está esponjada, contenta y muestra coherencia entre lo que dice y lo que vive, a pesar de las crisis.

 

 

Para terminar e iniciar el diálogo por grupos, Madre Blanca planteó las siguientes preguntas:

 

¿Qué mediaciones o medios te ayudaron en tu discernimiento vocacional? ¿Te dieron algún libro?

 

¿Qué fue, o es, para ti lo más costoso en el proceso de adaptación?

 

¿Cómo desearías ser acogida para ayudarte a ser una buena benedictina según el querer de SB?( no se trata de gustos, sino de buscar la verdad)

 

El postulantado es una etapa decisiva, se ha dado un paso fundamental, y por eso las propuestas deben ser mucho más explícitas.El papel de la maestra es muy importante en su aceptación incondicional de la persona, a la que se aprecia de corazón, condición indispensable para motivar al cambio y al crecimiento.

 

El postulantado es un tiempo de prueba, pero es muy importante hacer la transición de la vida secular al noviciado. Durante este tiempo Madre Blanca es partidaria de hacer un cese total del uso de los medios de comunicación con la finalidad de adquirir libertad interior. También es importante ayudar a la candidata en el proceso de aceptación de su propia incoherencia y debilidad.

 

Esta vulnerabilidad también se descubre en las hermanas de comunidad. Bien encauzada es fuente de aceptación del Misterio de Encarnación y de las mediaciones humanas. Experiencia genuina de que ¡Todas estamos en camino!

 

Otro aspecto importante, es ayudar a verbalizar los miedos para ponerles nombre, y personalizar todo lo que se está intentando asimilar. La calidez en la relación de ayuda no significa vaciar los contenidos o disminuir la exigencia evangélica.

 

A este respecto recordemos las palabras de San Benito: “Pondérenle de antemano todas las cosas duras y ásperas por las cuales se va a Dios” RB 58,8. Madre Blanca recuerda que los criterios de discernimiento que SB nos ofrece en el Cáp. 58 no han perdido su validez en el S.XXI.

 

 

Los ojos del corazón

 

Si solo miras con los ojos...te pierdes lo mejor.

 

La clave de todo está en como se mira. Cada mañana te despiertas, abres la ventana que da a la calle y miras. ¿Cómo miras?, ¿qué ves?. De tu respuesta depende la calidad de tu vocación.

 

¿Conoces el libro " El Principito" de Saint de Exupery?. Allí se dice que "lo esencial es invisible a los ojos". Es decir, que hay quien mira solamente con los ojos, y, claro, se pierde lo mejor. Hay ciegos que ven de maravilla, y otros , que ven perfectamente y no saben mirar y se lo pierden todo. Los ojos más profundos del ser humano están en el corazón.

 

La forma como mires te convierte en espectador o en cómplice, en arriesgado o en cobarde. Valle Inclán decía que "quien es capaz de mirar con los ojos de todos , es capaz de amar con los corazones de todos"  Si tienes un rato haz este ejercicio: vete al espejo, mírate un rato y analiza tu mirada. ¿Cómo miras?.

 

Hay miradas que hieren- ¿lo sabías?- y hay miradas que salvan.

                                                                                                                

 


Entrevista a Madre María del Carmen, monja benedictina

La vida monástica benedictina ¿tiene algún tipo de trabajo específico?

 

     El trabajo que desempeña cada una de las comunidades monásticas de monjas y monjes benedictinos responde a su realidad y la de su entorno.

 

Podemos encontrarnos comunidades trabajando en encuadernación, repostería, colegios, hospederías; incluso en hospitales como en África atendiendo necesidades especiales.

 

Salvando siempre lo que nos es común la celebración de la liturgia “La Obra de Dios” que dice S. Benito en su Regla.

 

¿Cómo entiende el trabajo la monja benedictina?

 

Lo entendemos desde tres ámbitos: 

 

     1º. Como colaboración o prolongación a la obra creadora de Dios.

 

      2º. Como crecimiento, desarrollo y enriquecimiento personal. Es el no estar ociosos   porque “la ociosidad es enemiga del alma” (RB 48,1)

 

     3º. Y naturalmente, el trabajo es imprescindible para vivir y compartir.

 

A su modo de ver ¿Qué ha supuesto la existencia del colegio para la comunidad de monjas?

 

     Podemos remitirnos a la pregunta anterior y añadir que supuso un enriquecimiento cultural. La necesidad de formación académica a todos los niveles para transmitirla a nuestros alumnos era del todo necesaria. Supuso también un medio de subsistencia. La relación de las monjas con las familias de nuestros alumnos nos abrió al conocimiento de otras realidades de la vida que motivaba más el haber optado principalmente por la oración.

 

¿Cree que ha sido fructífera?

 

     Pusimos lo mejor de nosotras mismas. Desde este punto de vista creemos que fue del todo fructífera. Otra cosa será la orientación que cada uno de nuestros alumnos haya dado a su vida. Lo confirma la cercanía, el recuerdo el reconocimiento de tantos ex alumnos que sigue acercándose al monasterio para visitarnos y recordar aquellos tiempos. Las monjas a todos y todas recordamos y presentamos al Señor en la oración.

 

  Sor Ernestina Álvarez, monja benedictina