Acompañamiento espiritual de la vocación

Las monjas ofrecemos a mujeres que tienen inquietudes vocacionales acompañamiento espiritual presencial en el propio Monasterio o a distancia por medio del correo electrónico y la vídeo-conferencia.

 

También realizamos actividades colectivas en vídeo-conferencia o presenciales. Si estás interesada escríbenos.

 

 ¿QUE ES EL ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL?

 

El Acompañamiento Espiritual es una tradición cristiana inmemorial. Consiste en un contacto frecuente entre el acompañante y la persona que quiera profundizar en su vida espiritual y en su relación con Dios. Quien pide ésta ayuda lo hace respondiendo a la presencia y a la acción de Dios en su vida, y el acompañante es un instrumento del que Dios se sirve para ayudarla. 

 

 ¿DÓNDE ENCONTRAR UN ACOMPAÑANTE ESPIRITUAL?

 

Has de buscarlo tú mismo. Nosotras te ofrecemos ésta posibilidad pero bien podrías encontrarlo en tu parroquia, o en otro Monasterio o lugar. Vas a abrirle tu corazón a otra persona y has de tener un alto grado de confianza en ella. Si nos pides Acompañamiento Espiritual nosotras te asignaremos a la monja que creamos mejor preparada para atender tus necesidades pero, según el caso, también es posible que te propongamos dirigirte a otro Monasterio, sacerdote o persona que nos parezca más idónea.

En cualquier caso, siempre podrás participar en las actividades colectivas de acompañamiento y oración en presencia o a distancia que organicemos, y compartir con el resto de personas acompañadas y con los Amigos del Monasterio, una Asociación de la que puedes ser miembro.      ESCRÍBENOS.

 

¿POR QUÉ BUSCAR ACOMPAÑAMIENTO ESPIRITUAL?

• Ahondar en la vida de oración interna y externa.

• Prolongar las experiencias de ejercicios espirituales, encuentros y similares.

• Comprender e integrar las experiencias transcendentes sabiendo que son transitorias  y que el Camino espiritual no se acaba en ellas, sino que continúa mucho más allá con sus ascensos y descensos, su luces y sus oscuridades.

• Asumir verdaderamente la Realidad de Dios e integrarla en todos los aspectos de tu vida.

• Para tomar decisiones sobre los Caminos a seguir. La vida nos lleva a todos a las encrucijadas vitales. No es fácil acertar.

¿EN QUÉ CONSISTE EL ACOMPAÑAMIENTO Y SOBRE QUÉ SE HABLA?

Todo lo creado y todas las circunstancias tienen su dimensión espiritual. Por ello, en el acompañamiento se puede hablar de todo lo que ponemos en la lista, y de más.

• Tu vida espiritual

• Sobre cómo rezar. 

• Tu relación con la Iglesia y con los Sacramentos.  

• Los conflictos que genera ser cristiano en medio del mundo.

• Cómo hablarles a los demás de tu fe.

• Tus alegrías y tus penas de cualquier clase 

EXPERIENCIAS ESPIRITUALES + ACOMPAÑAMIENTO 

Después de experimentar alguno de los intensos procesos internos que genera, por ejemplo, una Conversión de vida, o unos Ejercicios Espirituales; o un momento en que sin saber muy cómo ni por qué se ha "palpado" durante minutos, horas o días lo Eterno; o al atravesar las etapas de "sequía" y de oscuridad emocional y espiritual que a todos nos llegan,  se siente la necesidad de hablar con alguien que haya pasado por ésos Caminos y que pueda orientarnos y acompañarnos.

¿CÓMO SE HACE EL ACOMPAÑAMIENTO?

La persona se reúne una vez al mes o escribe al acompañante periódicamente. La  conversación  gira alrededor de la relación del acompañado con Dios en todas las áreas de la vida. Las conversaciones entre los acompañantes y los acompañados son absolutamente confidenciales.

ESCRÍBENOS

 

 


Experiencia del Desierto en el Monasterio

DÍA DE DESIERTO PERSONALIZADO

 

Queridos amigos todos:

 

Algunos de vosotros estáis pidiendo alguna aclaración sobre el DÍA DE DESIERTO antes de comprometeros en este proyecto. Aquí os presentamos más detalladamente el programa, sus objetivos, en qué consiste...

 

Ahora que entramos en Cuaresma quizás es buen momento para "parar" y buscar el buen camino, en el que Dios nos está esperando desde hace tiempo.

 

PREPARACIÓN DEL DÍA DEL DESIERTO

 

Partimos de dos convicciones: 

 

Primera es que todo hombre es un buscador de Dios por estar hecho a su imagen y semejanza. Esto quiere decir que es un buscador de “sentido de vida”, de plenitud, de felicidad… Y es un buscador porque en el origen de todo hombre hay un PLAN DE DIOS sobre él.

 

Plan que se transforma en una llamada constante a realizar su misión que consiste en entrar en comunión de vida con Dios. No hay mayor mal para el hombre, no hay mayor angustia posible que la nacida del vacío de Dios en su vida

 

Segunda convicción: 

 

La realidad de Dios está siempre CERCA del hombre, cerca en el espacio y en el tiempo. Dios no juega al escondite con el hombre, está siempre deseando entrar en su vida hasta el punto de hacerse totalmente visible en Jesús de Nazaret.

 

Si tú sentido de vida está sólo en Dios y él está deseando acercarse a ti, vamos a intentar facilitar el encuentro, ¿quieres? 

 

Te ofrecemos un día de desierto, en silencio para que tú puedas escuchar a Dios y él te pueda escuchar a ti

 

Fase 1: 

 

Para que esta experiencia sea eficaz en tu vida hemos de partir de tu situación real y concreta.

 

Reflexión y análisis de mi situación: (Procura contestar con sinceridad a estas preguntas.)

 

1- ¿Tengo interrogantes sobre mi misión en la vida que aún no he resuelto?

 

2- ¿Sé en este momento cual es el sentido de mi vida, con qué piedras construir mi existencia?

 

3- ¿Busco de verdad la voluntad de Dios para mí?

 

4- ¿Estaría dispuesta a seguir al Señor sea cual sea la propuesta que me haga?

 

5- ¿Voy de experiencia en experiencia, de instante en instante, de acontecimiento en acontecimiento y vivo de decisiones tomadas en el último momento sin una coherencia o eje que vertebre toda mi vida?

 

6- ¿Me veo casada, soltera o en la Vida Consagrada?

 

7- ¿Vivo con angustia mi futuro?

 

8- ¿Tengo miedo al Señor? ¿Quién es Dios para mí?

 

9- ¿Sería capaz de un compromiso para siempre con el Señor?

 

Fase 2: Resumo así mi situación actual

 

Fase 3: Puntos concretos que me gustaría aclarar en esta experiencia.

 

Este día de desierto te va a permitir adquirir una nueva concepción de tu vida. En la oración y el silencio vas a encontrarte con Dios, vas a entrar en íntima comunión con él y se te abre una nueva esperanza.

 

Luego vendría el día de desierto que se realiza en el monasterio.

 

Desierto:

 

“Tras el bautismo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto y permaneció allí 40 días” (Mc 1,12-13)

 

Jesús se retira al desierto para descubrir su misión en la vida, la voluntad del Padre. Tú vas a realizar la misma experiencia de desierto que hizo Jesús, y, como él, no por propia iniciativa sino empujada por el Espíritu. Por eso está asegurada la eficacia de este día. 

 

Sólo vas a disponer de la Biblia, un cuaderno y un bolígrafo. Procura estar todo el día en silencio y soledad. Se trata de disponer “el terreno” que espera con ilusión “la semilla”. En el cuaderno puedes escribir todos los mensajes que vayas recibiendo tal y como aparecen.

 

¿Cuál serían los objetivos de este día de desierto?

 

Profundizar en la intimidad con el Señor para escucharle y replantearte tu vida desde la fe.

 

La lecturas bíblicas son personales en función de la situación de búsqueda concreta de cada uno: de un discernimiento vocacional, de un seguimiento de Jesús, una profundización en el conocimiento personal, una clarificación en algún punto concreto, una solución a un problema difícil…. 

 

¿Qué debes vencer?

 

El miedo al silencio, el miedo a Dios. Él no te va a pedir nada, te va a DAR Todo proyecto de Dios es una entrega gratuita de amor.

 

¿Te animas?

 

Escríbenos y nos pondremos de acuerdo sobre las fechas.

 

Comparte la idea con tus amigas.