· 

UNA HISTORIA DE AMOR

Hoy la Iglesia celebra la fiesta de la Presentación del Señor y la Jornada mundial de la Vida consagrada. Con este motivo compartimos con Ustedes la historia vocacional de una de nuestras hermanas que quiso permanecer en el anonimato. 


Hace setenta años que vivo como monja en el Monasterio benedictino de Santa María de Carbajal en León.

 

Desde niña sentí respeto por las creencias religiosas que veía en la familia, catequistas, párroco, y más tarde en el Instituto “Juan de Encina” donde hice el Bachillerato. Cada año en primavera se practicaban los Ejercicios Espirituales.

 

Estudiaba cuarto curso y el padre predicador –padre capuchino– nos habló de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Me impresionó muchísimo y determiné vivir con Él, como Él, amándolo y padeciendo lo que fuera siempre con Él.

 

Para realizar esta determinación pensé en un monasterio. Adelanté la entrada haciendo dos cursos en uno y a los dieciocho años el día de Santa Teresa de Jesús comencé a vivir según me decía el amor de Dios que se había apoderado de mí.

 

Hice la Profesión solemne en 1956 y aquí sigo, con su gracia, alabándolo y haciendo el bien a favor de quien lo necesite.

 

Recen por mí.

¡Suscríbete a nuestro blog!

Basta con mandar un correo a: rosabenedictina@gmail.com y vas a recibir los avisos de las nuevas publicaciones del blog.



Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Gisela Carrera (domingo, 07 febrero 2021 18:36)

    Admiten a una mujer de 40 años?.

  • #2

    Benedictinas (domingo, 07 febrero 2021 22:02)

    Querida Gisela. No depende tanto de la edad, hay que ver si la persona tiene vocación... Si tiene una inquietud vocacional, puede ponerse en contacto con sor Ernestina al correo: e.benedictinas@hotmail.es